Cover photo

Un Manifiesto personal como blogger de este tiempo

User avatar

Dr. Vladimir Estrada

50 ideas y conceptos personales asociados al blogging, planteados en, desde y para el contexto bloguero actual…y una propuesta formativa al respecto

Dr. Vladimir Estrada

Índice

  • A modo de introducción

  • ¿Por qué un Manifiesto Personal de Blogging, iniciando 2021?

  • Antecedentes

  • Blogging y academia

  • Transitando hacia el blogging académico

  • Razones para un manifiesto blogging en 2021

  • Manifiesto

  • A modo de conclusión

  • Referencias


A modo de introducción

Amigo lector:

Recibe mi más cordial y agradecido saludo, en esta tu nueva o primera visita a mi nuevo blog académico, que estoy desarrollando en la excelente plataforma Papyrus; y destinado especialmente (no únicamente) al blogging y su relación con otros campos/temas: educación y academia, personal branding, mentoring, y liderazgo, los más significativos. Gracias por estar aquí.

Una vez más, mi primer mensaje de hoy es de solidaridad con quienes han sufrido o sufren de cualquier modo los efectos de la terrible pandemia que nos golpea a todos en el mundo; especialmente con aquellos que han perdido a algún ser querido; y ahora lo hago en calidad de sobreviviente de la enfermedad. Como cada día desde que esto inició, y como lo haré hasta que termine, elevo una oración por ellos, porque puedan recuperarse y seguir adelante.

Este texto fue publicado originalmente en la plataforma GoNevis, a inicios de 2021. En dicho espacio (EXCELENTE), yo tenía dos blogs, uno académico, que ya no está en línea -y cuyo contenido viene para este que lees ahora mismo, comenzando ahora mismo-, y otro llamado Crónicas Mocanas, que inicié después, lo puse en pausa bastante larga debido al COVID, y voy a retomarlo ahora (todo ello como parte de la evolución y los cambios implementados poco a poco en mi estrategia de blogging). Dicho blog está y seguirá dedicado dedicado a temas sociales, culturales y comunitarios, y su primer post temático es una reseña sobre un maravilloso negocio de alimentación popular.

Así que ya sabes: si te interesa el blogging y los temas relacionados con él que te he mencionado arriba, y sigues o te interesa seguir mi trabajo en ellos, de ahora en adelante podrás leer principalmente aquí mis nuevas producciones al respecto.

Y sin más preámbulo, paso a compartir contigo algunas precisiones sobre el tema de este post.

Tengo bastante tiempo hablando, escribiendo, asesorando, formando y mentorizando sobre el blogging, su condición y características como proceso de producción intelectual, y su relación con la marca personal. Mi primer trabajo extenso al respecto fue Cómo usar un blog en modo branding personal, el primero que escribí íntegramente en la plataforma Medium, a principios de 2016; texto que en breve podrás descargar como un libro digital gratuito desde mi espacio de autor en la excelente plataforma de publicaciones digitales FEGO.

Luego de ello he vuelto sobre el tema unas cuantas veces; la más reciente, el trabajo Blogging y marca personal: ¿filosofía o tecnología?, inicialmente publicado en mi blog de GoNevis a inicios de 2020, luego reproducido en Medium como puedes ver en el link anterior, y que también podrás descargar como libro digital en FEGO dentro de muy poco tiempo.

Y hablando de Medium, he dicho muchas veces que llegué a ella tras las huellas y enseñanzas de quien considero el mejor experto en la tecnología del blogging en nuestro idioma, el gran veterano Antonio Cambronero, a quien he "rebautizado" como la academia viviente de los blogs en español. De paso, te comento que el trabajo que comienzas a leer surge en el contexto del 20 aniversario de Blogpocket, la joya del blogging creada y desarrollada por Antonio; posiblemente el blog de mayor impacto en la formación tecnológica de bloggers de habla hispana para el proceso del blogging, y uno de los más antiguos, si no el más (vio la luz en el ya lejano 2001). Sirva este post como mi homenaje personal al Maestro en este importante momento (con tu perdón, Antonio, sé que no te gusta el término, pero LO ERES, Y EN MAYÚSCULAS), así como a su trabajo educativo y evangelizador sobre el blogging, y a la extraordinaria herramienta que ha creado.

Al final de este post te dejo el video de la conversación sobre blogging que sostuvimos Antonio, su muy competente partner Alberto Gómez, y yo, en el excelente programa Noches de Blogging que ellos gestionaban juntos, y por donde han pasado grandes referentes de este y otros temas. Todo un honor para este servidor.


¿Por qué un Manifiesto Personal de Blogging, iniciando 2021?

La primera parte de la respuesta a esta pregunta te la dará la definición de manifiesto: “...un documento o escrito a través del cual se hace pública una declaración de propósitos o doctrinas”.

Y la segunda te la propongo yo, muy brevemente: el planeta, la vida, el mundo, y nosotros como sus habitantes, hemos cambiado mucho desde que surgieron los blogs hasta esta fecha (casi tres décadas después). Si el blogging es un modo humano de expresión y/o comunicación sobre el planeta, la vida, el mundo y nosotros, y todo ello ha cambiado tanto, creo que el blogging debe cambiar y crecer lo necesario para adecuarse a las nuevas circunstancias. Aunque sin perder sus esencias fundamentales, como lo veremos más adelante. Y sin bloggers no hay blogging, ¿verdad?

Solo se puede cambiar un proceso creativo y su resultado, desde la acción transformadora del creador que lo desarrolla. Entonces, yo creo que, como practicantes conscientes de la actividad, necesitamos renovar sistemáticamente nuestra práctica bloguera, y por eso propongo mi visión de lo que debería ser el blogging (y el blogger) para este nuevo tiempo. Todo desde mi propia mirada teórica, metodológica, experiencial, práctica, motivacional y emocional al tema, que no tiene por qué ser la tuya o la de alguien más. Si algo distingue al blogging desde siempre, es lo libre, personal y personalizado de su ejercicio, y ello debe ser defendido a ultranza.

Y si quieres un ejemplo de todo esto, te remito únicamente al ENORME cambio que nos ha dado la vida desde el pasado 2020, debido a la pandemia del COVID 19, cambio que ha incluido la aceleración y profundización de los procesos de traslación de múltiples actividades al entorno digital, que ya venían en marcha; todo lo cual ha implicado un aumento exponencial de la educación y la comunicación en línea, procesos ambos en los que el blogging juega un papel protagónico. Y a tono con ello, te propongo que pienses en el peso de la responsabilidad que debe asumir quien comunica, y educa a través de la comunicación.

¿Será suficiente?

Yo blogueo de forma irregular desde hace unos 14 o 15 años; creía que eran 12 (iniciando en 2008), pero hace un tiempo hice algo de “arqueología bloguera” personal, y he hallado huellas de posts anteriores a ese año que no recordaba: datan de 2006 y 2007, viviendo aún en mi Cuba bella, jejeje (por supuesto, hoy no publicaría esos textos, pues no se parecen nada a quien soy ahora ni a mi realidad actual; tal como todo cambia, todos cambiamos). He publicado muchos trabajos de diversos tipos; he pasado y sigo pasando por diversas plataformas; he acertado y errado en diversos temas de estos procesos; he desaprendido, aprendido y reaprendido; he recibido influencias y enseñanzas del trabajo de grandes bloggers a quienes siempre agradeceré lo que he aprendido en este campo, incluyendo algunos que ignoran que me han influido. No sé cuál es mi nivel como blogger (nunca me han interesado tales asuntos), ni si mi trabajo responde más o menos o nada a tales o cuales estándares de desempeño bloguero: de hecho, si existen, yo los desconozco.

Es más: si ahora mismo alguien me preguntara cómo yo me autoevalúo como blogger, no sabría qué decirle, y tendría que remitirlo a los lectores y usuarios de mis contenidos, tanto los que los valoran bien como los que hacen lo contrario (con todo el derecho, y con mi absoluto respeto). Porque honestamente, jamás me ha preocupado nada de esos temas (índices, mediciones estadísticas, la “eficiencia bloguera” en un sentido cuantitativo, etc., etc.).

Ahora bien: si hay algo de lo que me siento orgulloso en este ámbito (te lo digo sin alarde, solo como un hecho cierto, y sin sonrojo alguno) y que creo poder modelar decentemente a quienes he formado o formaré en el futuro, es mi autenticidad y originalidad para bloguear: creo que nadie serio que siga mi trabajo y conozca los espacios de la blogósfera en que yo participo, me regateará eso. NUNCA he copiado ni imitado a nadie. SIEMPRE he sido yo blogueando. Y SIEMPRE lo he hecho a mi manera, sin dejarme coartar por los estándares ni cohibir por las "críticas constructivas" que he recibido, en sentidos como "ese post es muy extenso, nadie va a leerlo", o "ese contenido es muy denso, la gente quiere algo más ligero", o "no escribas párrafos tan largos", o "trata de ser menos académico", o "no debes ensalzar ni promocionar en tus artículos el trabajo de tus competidores", etc., etc. Estas cosas han sido las más recurrentes que me han dicho; al parecer, se han cansado al ver que no reacciono, pues hace mucho que no me las dicen. Bloguear es un acto de libertad responsable.

Y así yo me defino como blogger: sencillamente, uno que escribe lo que quiere, sobre lo que quiere, de la forma que quiere; que siempre procura ser útil, aprender y mejorar; que disfruta muchísimo bloguear, se realiza haciéndolo, y se responsabiliza plenamente de lo que escribe en cada uno de los blogs que utiliza para compartir su mensaje con el mundo. Las valoraciones cualitativas del resultado de mi trabajo (las que sean) se las dejo a quien me lea: no me toca a mí hacerlas. Pues igual no lo hago para gustar, lo hago tratando de aportar; y solo quien recibe y valora lo que hago está en condición y capacidad de decir si le ha sido útil o no lo ha sido.

Porque si hay una forma de producción intelectual que nos permite ser nosotros mismos, proyectarnos así, y disfrutar lo que hacemos, guste a quien guste y pese a quien pese, es el blogging. Y como siempre digo a quienes he mentorizado -fórmula aproximada, palabra más, coma menos-: si no estás dispuesto a aprovechar la oportunidad que te brinda el blogging para ser tú mismo y proponer desde quien eres, asumiendo los riesgos y sacrificios que eso implique, yo NO SOY el mentor adecuado para ti. Porque una virtud esencial de un blogger es la coherencia entre quien es y lo que escribe; yo puedo guiarte y acompañarte para que escribas mejor en línea y construyas o solidifiques un estilo tuyo desde quien tú eres, pero no puedo convertirte en otra persona.

Hay algunas preguntas que son, al mismo tiempo, generales y puntuales, las que considero todo blogger debería hacerse periódicamente para mejorar su blogging:

  1. ¿Por qué blogueo?

  2. ¿Para qué blogueo?

  3. ¿Para quién blogueo?

  4. ¿Sobre qué blogueo?

  5. ¿Cómo blogueo?

  6. ¿Cómo impacta mi blogging?

  7. ¿La forma en que blogueo se corresponde con lo que me he respondido en las cuatro preguntas iniciales? ¿Por qué sí, o por qué no?

Entonces, dependiendo de las respuestas, cabría una octava interrogante:

  1. ¿Cómo mejoraré mi forma de bloguear, para responder cada vez mejor a mi por qué (motivo), mi para qué (objetivo) y mi para quién (público)?

Y antes de cerrar este punto, dos noticias:

  1. Dentro de muy poco tiempo voy a lanzar un nuevo Programa Virtual de Mentoría en Producción Intelectual Escrita para Medios Digitales©, que he dictado en ocasiones anteriores de forma presencial y semipresencial, y que próximamente contará con el aval oficial de una organización internacional. Si te interesa conversar al respecto, escríbeme en privado por Twitter o LinkedIn. Pero por favor, hazlo SOLO SI DESEAS SER TÚ MISMO/A CUANDO ESCRIBAS. Porque mi Programa parte desde ti, y tu trabajo es su esencia; y si lo que tú quieres es escribir y producir contenidos como alguien más, no creo poder ayudarte en ese empeño.

NOTA AL MARGEN: Te lo recordaré y detallaré más al final del post. Es un poco extenso (alrededor de 11600 palabras) y podrías olvidarlo, jejeje.

  1. En un nuevo libro digital que lanzaré en breve, con el título Marca personal: cómo diferenciarnos en el blogging (forma parte de la Bibliografía del Programa ya mencionado) y también en otro trabajo que tengo en proceso (a publicar en 2022) titulado Marca personal: el blogger en busca de sentido, procuraré ampliar mucho más respecto a todos los temas que he abordado hasta aquí.


Antecedentes

Es importante precisar que hay antecedentes interesantes de este tipo de trabajo (individuales y colectivos), aunque muchos tienen bastante más de una década publicados; así como otros textos que en alguna forma y medida se han nutrido de sus esencias, como los dos que aparecen al final de la lista -firmados por este servidor- y que incluyen una cifra considerable de enlaces a otras fuentes que tratan el tema y otros relacionados.

Veamos y comentemos brevemente algunos ejemplos:

  1. Manifiesto Blog España. Documento fruto de un evento efectuado en 2006 entre un gran número de bloggers españoles. Fue desarrollado de forma colaborativa, a través de una wiki que lamentablemente ya no está en línea. A mi juicio, un producto bastante completo y abarcador, razonablemente bien estructurado, combinando miradas dirigidas a lo individual y a lo colectivo del fenómeno blogging, con enfoques interesantes tanto para la época como para hoy, y con diversos aspectos mejorables, tal como lo expresaron algunos de sus críticos de entonces (ver el amplio y rico debate debajo del Manifiesto). Si tuviera que quedarme con una única idea o concepto de este material, sería el siguiente, con el que coincido al 1000 % (aunque algunos aún no quieran asumirlo tras casi tres décadas de blogging y tantos efectos de este fenómeno en pleno desarrollo y evolución): “Los blogs redefinen el esquema comunicativo del mundo”. Y yo le agregaría: lo seguirán haciendo.

  2. Slow Blog Manifesto, por Todd Sieling. Creo que la primera frase de este Manifiesto sumamente personal, lo refleja por entero: rechazo a la inmediatez. Bloguear no es correr detrás de un plan de publicaciones, ni responder a las exigencias del "nudo googleliano" (me acabo de inventar este término), ni otras tantas cosas que suelen "recetarnos"; bloguear es proponer ideas escritas con sentido y sensibilidad, para que sean útiles a otras personas. Y para ello, es preciso bloguear a nuestro modo y tiempo, no al modo y tiempo que alguien o algo más nos imponga. Si me obligaran a elegir (muy a mi pesar, porque no hallo absolutamente nada prescindible en el texto) yo me quedaría con los dos siguientes conceptos de esta maravilla: "...no todas las cosas que vale la pena leer se escriben rápidamente, y muchos pensamientos se sirven mejor después de ser completamente horneados y redactados con un temperamento uniforme" -sutil y hermosa ‘evocación involuntaria’ de una frase terrible del clásico El Padrino, la cual tendrás que recordar si quieres comparar, jejeje-; y "Lo que deseabas haber dicho en el momento de la semana pasada se puede decir el próximo mes o el próximo año, y lucirás aún más inteligente" (traducciones de Google).

  3. Slow blogging como filosofía bloguera para el 2013. Otra pieza (muy buena) basada en la misma filosofía slow, con algunos matices diferentes y más especificidades temáticas. Entre algún que otro desacuerdo sobre algún que otro planteamiento -cosa normal, jejeje- y tras disfrutar muchos con los que coincido, me quedo con "El blog no ha de funcionar al ritmo que dicta Google"; "Un blog es personal, y como tal se mueve al ritmo de nuestra vida. ¿O es que nuestra vida se ha de mover al ritmo del blog?"; "Escribimos para disfrutar", y "Un blog no se mide con números".

  4. A blogger’s manifesto. Esta breve introducción al libro digital homónimo (que no he leído, pero me parece fruto evidente de una cultura de resistencia antisistema) nos plantea pocas ideas, pero esenciales para el tema que nos ocupa. De ellas, y obviando algún disenso, rescato: “Nunca existió la verdadera libertad de expresión. En el pasado, para hablar libremente era necesario tener acceso a una imprenta, un periódico, una radio o una estación de televisión. Y en todas partes tenías que superar a los editores”; “La era de los blogs ha comenzado. La revolución de Internet nos ha dado a todos la oportunidad de ser irreverentes...en público”, y “¡Blogueros del mundo, uníos! No tienes nada que perder, salvo tus bromas” (traducciones de Google).

  5. Mi filosofía blogging, por Dean Romero. Este legítimo y genuino gurú del SEO nos define y propone su filosofía personal como blogger, que resume en diez mandamientos (aunque fuera de ellos hay mucho valor de manifiesto, como en la IMPRESCINDIBLE frase inicial “para mí el blogging es un arte”). Tras degustar la propuesta, además de la frase ya citada, y coincidiendo con su calificación del blogging como profesión, me quedo con “El lector va antes que todo lo demás. El resto de cosas buenas vienen después solas”; también con “Escribirás con las entrañas y con pasión. Son los textos que más triunfan”; y POR SUPUESTO, aunque esto no es tan absoluto, con “¡Es raro que un buen post «de los de verdad» tenga menos de dos mil palabras!”

NOTA AL MARGEN: Sin embargo, mi mayor satisfacción al leer el Manifiesto Blogging de Dean, uno de los mayores expertos en SEO, apasionado por el SEO, que vive del SEO, es que NO habla de SEO. ¡Habla de blogging!

  1. Siete normas para regular la “blogosfera”, por los célebres Tim O’Reilly y Jimmy Wale. Esta -en su momento- conflictiva propuesta engendrada por dos legítimas autoridades de la web 2.0, generó posiciones de apoyo y de disenso expresadas indistintamente por expertos como Enrique Dans, Álvaro Ibánez y Manuel M. Almeida, entre otros muchos; los siete puntos incluyen elementos a mi juicio rescatables y defendible con los cuales coincido (por ejemplo, “No digas en tu blog nada que no dirías en persona” y “Considera la posibilidad de no permitir comentarios anónimos”), junto a otros con los que inclusive hoy cabría discrepar, o al menos yo discrepo (muy especialmente, el que dice “Hazte responsable de los comentarios en tu blog”). Sobre este último, y salvando lo obvio (obscenidades, ataques personales, spam, etc., los que obviamente no dejaría que se hicieran públicos), yo no le veo el sentido a tener que asumir la responsabilidad por las opiniones que otras personas puedan emitir con respecto a algo que yo publique, así como nadie tiene que hacerse responsable de mis planteamientos. La libertad responsable de expresión y de opinión existe para algo.

  2. Writers don't write to get published, por Jeff Goins. Esta belleza de post nos describe muy bien en mucho de lo que somos, sentimos y hacemos, y nos permite reconocernos como lo que en realidad somos: ESCRITORES, aunque en un entorno y formato diferentes a los habituales. Y salvo el "detalle" de la publicación o no del texto (el blogger publica por sí mismo lo que escribe, pues para eso lo ha escrito y tiene la libertad de hacerlo), todo lo demás resulta directamente o indirectamente aplicable a nuestra actividad profesional como bloggers. Nuevamente a mi pesar (aquí tampoco hay ideas prescindibles), me quedaré con "Comenzamos a enfocarnos en la audiencia más que en el acto de crear y, en última instancia, nuestro arte sufre"; también con  "deje de escribir (bloguear) para ser publicado y empiece a escribir (bloguear) porque le encanta"; y finalmente -sustituyendo escritura por blogging- con "Si no puedes aprender a amar la escritura, considera pasar a otro pasatiempo. Esto no es para ti, no como una vocación seria" (traducciones de Google, con alguna que otra adaptación).

  3. Guía legal del blogger. Un documento formal, construido con base en respuestas a preguntas frecuentes, y que toca una larga serie de cuestiones clave para el blogging en cualquier época; me gusta en particular el sustento que ofrece a mi idea de libertad responsable. Cito de su Introducción los siguientes párrafos: "Los blogs forman parte de Internet y participan de su estructura libre y descentralizada, lo que facilita el ejercicio de la libertad de expresión y del derecho de acceder a la información. Actualmente, cualquiera de nosotros puede, a través de un blog, participar en la generación de opinión pública e intervenir en los procesos de discusión, y así, nuestra sociedad civil tiene la posibilidad de ser, hoy en día, más dialogante, activa y participativa que nunca. Por ello, es importante que sepamos que los contenidos que se generan en los blogs, ya sean textos, gráficos, sonidos, animaciones o vídeo, están amparados por el derecho fundamental a la libertad de expresión, entendiéndola como la posibilidad que tiene toda persona de expresar, transmitir, manifestar, o exteriorizar su opinión, parecer, o pensamiento a otro, por cualquier medio y sin coacción; reconociendo además que la única restricción legítima que se permite, consiste en estar sujetos a responsabilidades posteriores. Cada blogger debe estar consciente de esta libertad fundamental y hacerse responsable en su ejercicio, evitando ubicarse en situaciones o posiciones de riesgo que puedan acarrearle responsabilidad, ya que los contenidos que circulan en los blogs pueden tener implicancias, algunas veces, solo de reproche moral o ético, y otras veces, merecedoras de sanción jurídica, como las injurias y calumnias...". Muy claro, muy preciso, y sobre todo, muy orientador sobre límites y zonas de libertad/responsabilidad, como base para elaborar cualquier Manifiesto sobre blogging, ¿no te parece?

  4. Cómo usar un blog en modo branding personal. Mi primera propuesta extensa sobre un “cómo, por qué y para qué bloguear” (2016). No la comento, porque en otros momentos del post la cito.

  5. Blogging y marca personal: ¿filosofía o tecnología? Una de mis más recientes propuestas sobre un “cómo, por qué y para qué bloguear” (2020). No la comento, porque en otros momentos del post la cito.

La lectura y el análisis de estos y otros diversos textos, mi propio trabajo como blogger académico, mi investigación habitual y la que tengo en curso actualmente acerca del blogging y el trabajo de los bloggers, así como mi autoubicación en tiempo y espacio (bloguear hoy no se parece mucho a bloguear hace veinte ni quince años), me han conducido a proponer un grupo condensado y más o menos compacto de ideas sobre lo que debería ser el blogging de este tiempo (según mi opinión, claro), bajo la forma de un Manifiesto personal formulado en tercera persona. O sea, no estoy proponiendo ni sugiriendo que lo que voy a escribir sea asumido por nadie, pues se trata de mi visión personal del blogging; aunque si a alguien le funciona y desea hacerlo, parcial o totalmente, será un honor para mí y estaré feliz de compartir ruta bajo tales términos.

Pero aún así, siendo una iniciativa estrictamente personal, quiero someter mi propuesta a la consideración colectiva y al mejoramiento que seguro requiere, entre todos los colegas bloggers (y también los lectores) que me honren con su lectura, análisis y participación.

De todo eso te hablaré más adelante. Ahora quiero compartir brevemente contigo algunas ideas sobre el comportamiento del blogging en un ámbito fundamental: la academia.

¿Por qué? Pues porque este post trata sobre la filosofía y la práctica del blogging. Porque existe un área del blogging que de diferentes formas se ubica en la academia y aporta desde ella (de hecho, se le llama blogging académico). Y porque yo trabajo en el ámbito académico desde hace muchos años, siento la academia como parte de mi esencia humana y profesional, y además, en función de todo ello, hago blogging.

Y también porque como ha ocurrido antes -ojalá siguiera ocurriendo hoy en todas partes-, las Universidades deberían ser la fuente y el modelo de una proporción significativa de las mejoras (si no de todas) que ellas proponen a su entorno; pues como bien dijo Gandhi, nosotros debemos ser el cambio que queremos ver en el mundo. Si las instituciones universitarias forman y desarrollan en todas las áreas a las personas que son y construyen ese mundo, deben poder modelar para ellas las mejores prácticas, en todos los campos posibles. El blogging, por ejemplo.


Blogging y academia

El fenómeno blogging tiene algo más de dos décadas y media de vida, y casi el mismo tiempo siendo estudiado como modelo novedoso y diferente de comunicación. Suman decenas de miles los trabajos de diversos tipos que han sido publicados a escala internacional sobre el tema, en un amplio espectro que va desde publicaciones en diferentes redes sociales, vídeos informativos o educativos, y posts en blogs o revistas digitales, hasta manuales prácticos, libros académicos, informes de investigación y tesis de doctorado.

Algo muy curioso es que el blogging ha ido evolucionando en el ámbito académico, desde ser una fuente informativa de cuarta categoría e importancia cero, a convertirse en un muy confiable y utilizado recurso de consulta, comunicación y validación de procesos y resultados para investigadores de primera línea, intelectuales y  profesionales de múltiples perfiles, así como estudiantes de grado y postgrado en muchísimas especialidades. De hecho, las normas más importantes y utilizadas de la escritura académica (por ejemplo, APA, posiblemente las más conocidas y de uso más extendido) han incorporado a su contenido y metodología la utilización y citación de blogs, y de otros espacios y recursos de la web.

No obstante, aunque hay ejemplos sumamente positivos y hasta modélicos (👈 el añejo y muy vigente post de 2013 aquí enlazado es uno de los que siempre refiero y a los que siempre regreso), quedan muchos académicos y muchas universidades que todavía no reconocen esto, ni obran en consecuencia para aprenderlo, asumirlo y practicarlo. Una cifra lamentablemente mayoritaria de profesores universitarios no utiliza blogs como modo y mecanismo de interacción con los diversos públicos a los que debería impactar a través de su producción intelectual, ignorando el notorio hecho de que las publicaciones de índole estrictamente científica y/o académica que aparecen en los medios indexados, generalmente son consumidas casi exclusivamente por públicos especializados o en formación académica para especializarse.

El público "en general", paradójica y seguramente el más necesitado del valor de utilidad social que aportan los productos intelectuales escritos, no suele consumir ese tipo de literatura especializada "de alto nivel"; y no solo por la "inaccesible" profundidad del tratamiento de los temas (que por demás, también es discutible en unos cuantos casos que no soportan la comparación cualitativa con algunos blogs de referencia en diferentes áreas, y ello me consta sobradamente), sino por lo pobre de la comunicación que muchos de estos trabajos proponen, limitándose a informar y analizar resultados desde una perspectiva mayormente estadística y de forma muy impersonal, como lo exigen las normas para dicho tipo de redacción (aunque ya se va desmontando el mito de la obligatoriedad de escribir en 3ra persona para cumplir con las Normas APA: post de 2021). Me he referido a este tema en varios trabajos anteriores (por ejemplo, Algunos problemas actuales del personal branding -2017-, Marca personal: conversando con Guillem -2018, respuesta # 1-, y Marca personal: conversando con Pablo -2019, respuesta # 5-); y seguiré ampliando y profundizando al respecto en próximos textos.

Informar (y nada más) no es comunicar. La verdadera comunicación, incluyendo la científica, requiere mucho más que la mera emisión de información, por excelente y actualizada que esta sea.

A propósito de esta visión y a tono con ella, te propongo a continuación una historia totalmente ficticia (pero basada en diversas realidades que conozco); historia que he creado hace algún tiempo, para introducir y poner en contexto un trabajo académico que estoy escribiendo sobre este tema. Me la “autorrobo” de allí para integrarla en este post, porque la necesito aquí y ahora; aunque luego la mantenga como cita en el post donde nació, o escriba otra, ya veremos cómo resulta. Cualquier semejanza de lo que ahora leerás con casos reales que tú conozcas, NO ES PURA COINCIDENCIA.


Transitando hacia el blogging académico

Érase  una vez un veterano académico universitario, del área de las ciencias sociales. Ilustre, reconocido, renombrado, cuasi excelso (sin ironía alguna: sus merecimientos eran reales). Desarrollaba excelentes e innovadoras investigaciones. Impartía impactantes cursos de postgrado y dictaba conferencias espectaculares en prestigiosos Congresos. Había obtenido varios títulos de cuarto nivel, entre ellos un Doctorado y dos Postdoctorados dictados por instituciones de gran relevancia internacional en su área de especialización. Impartía docencia con un 60-70 % de contenidos basados en sus propios y siempre novedosos aportes profesionales. Publicaba frecuentemente artículos en prestigiosas revistas indexadas con elevado factor de impacto. Y cuando se hablaba de sus temas de expertise en la comunidad científica y académica, su nombre era cita y referencia obligada. Varias Universidades de prestigio internacional se peleaban literalmente por sus servicios; solía recibir propuestas y ofertas realmente impresionantes.

Pero este académico ilustre se daba cada vez más cuenta de que su importante contribución se estaba quedando restringida a su mundo: la academia, la ciencia, los congresos, las revistas científicas, así como los estudiantes de licenciatura, maestrantes y doctorantes que pasaban por sus aulas y proyectos. Y él quería ser mucho más conocido, accesible y popular; no por sí mismo, ni por acariciar su ego -lo cual no le importaba gran cosa-, sino para que su aporte llegara un poco más lejos y estuviera más al alcance de todos. Porque sabía que lo que aportaba era requerido y necesitado como valor agregado a la praxis y a la vida, mucho más allá de los reales o imaginarios muros de la Universidad. Había mucho que aplicar para mejorar procesos sin requerirse para ello demasiada complejidad terminológica, conceptual o metodológica; uno de sus enfoques preferidos de trabajo era la simplicidad de aplicación de muchas de sus propuestas, con un mínimo de asimilación de los conceptos básicos por parte de humanos normales y corrientes no especialistas de su campo.

También sabía, por supuesto, que ello no funcionaría proponiendo para acceso masivo sus trabajos en el lenguaje científico hiperespecializado y bajo las rigurosas normas de comunicación de la ciencia que habitualmente utilizaba (pues eran exigidas) para escribir en los medios indexados en que solía publicarlos. Si a veces hasta sus colegas necesitaban aclaraciones y precisiones semánticas y conceptuales…Y además, el de la ciencia no era un lenguaje que propiciara la interacción, por lo cual no había cómo “conversar” con el lector; tenía un carácter casi exclusivamente informativo y de análisis científico.

Otro de los ruidos mentales que le acosaban al respecto era el de las muchas ideas que a veces se le ocurrían  -investigador creativo y productivo al fin- y las plasmaba en un papel, una nota en su teléfono móvil, o en su pc (dependiendo de dónde naciera la idea), y luego las desarrollaba breve o extensamente, como una primera aproximación a algo que eventualmente podría convertirse más adelante en un proyecto de cualquier índole. Y ese primer abordaje requería muchas veces ser compartido, cuestionado, discutido y eventualmente enriquecido por otras personas - fuesen o no especialistas del tema- para aportarle nuevas miradas desde posiciones diferentes a la suya, y tal vez completar o complementar algunos de los sentidos propuestos o previsibles. En fin…Y en su a veces agrio debate interior, él se preguntaba (o las debatía con algunos colegas amigos, y también con su esposa, que siempre se interesaba mucho en sus asuntos) cosas como estas:

  • ¿Dónde y cómo puedo hacer llegar todo esto a la gente común, esa que no vive en el mundo de la ciencia y la academia  -pero que tanto necesita de sus aportes-, para que le saque el mayor provecho posible?

  • ¿Cómo puedo obtener retroalimentación sistemática sobre las cosas que se me ocurren para investigar o desarrollar?

  • ¿Por qué tengo que limitarme a que me lean y utilicen lo que hago  -o lo enriquezcan con nuevos aportes- únicamente los conocedores y especialistas del tema?

  • ¿No estaré corriendo el riesgo de convertirme en un elitista académico? ¿Cómo podría evitarlo?

  • ¿Qué tan socialmente pertinente puedo ser hoy, o llegar a ser mañana, si los segmentos más amplios de la sociedad no acceden a lo que aporto o no pueden entenderlo a plenitud, aún necesitándolo?

Y un día, a través del contacto con un buen amigo virtual, descubrió los blogs. NADA FUE LO MISMO DESDE ENTONCES.


Hasta ahí la historia. ¿Qué te parece, amigo lector, y cuáles ideas te surgen de su trama?

Otro elemento curioso, pero muy lógico, es que la relativa o absoluta novedad de algunos temas, y la subestimación de los mismos por una parte muy "interesante" de "la academia", "la comunidad científica", y "la intelectualidad", ha hecho que la mayor parte (o una muy importante) de la producción intelectual sobre ellos, haya sido generada precisamente en blogs. La marca personal -como tema- es un excelente ejemplo de esto, pero no es el único, en modo alguno. En este tipo de tema, todavía falta tiempo hasta que sean publicados los libros, las tesis y los artículos científicos suficientes para que ellos constituyan fuentes mayoritarias en cantidad, y por qué no decirlo, también en calidad, en muchos casos.

Porque por ejemplo, el hecho de que un producto intelectual se llame "libro" gracias a que cumple unos determinados requisitos de forma y volumen, y se insista en denominarlo así por interés mercadotécnico y de marca personal para el escritor, no significa per se que sea la mejor opción en términos de calidad y aporte de valor sobre el área que aborda. Puede serlo, o no. Es más: me consta lo contrario en unos cuantos casos, y me he referido con cierto detalle al tema en esta respuesta de 2021 en Quora. Habría que analizar el rol que están jugando en este asunto algunas editoriales, y qué tanto se están asesorando con verdaderos expertos en ciertos campos, para decidir sobre la publicación de determinados libros; pero ese será contenido para otro momento y trabajo.

Conversemos un poco sobre los motivos que han generado el texto que estás leyendo en este momento, y algunas cuestiones asociadas al tema.


Razones para un manifiesto blogging en 2021 (y 2022, y en el futuro previsible)

Todo lo hasta aquí expuesto repercute fuertemente sobre la actividad de los bloggers, expresándose en mucha mayor exigencia de rigor y calidad para bloguear. Primero, para seguir legitimando, consolidando y posicionando socialmente el medio y el modelo, y segundo, para continuar aportando el valor que los públicos no encuentran en otros espacios. Se requieren nuevos consensos ideológicos, conceptuales y metodológicos que contribuyan a mejorar la praxis bloguera en las nuevas condiciones que define e impone la evolución de la nueva época emergente, sin que el blogging pierda su frescura, su esencia de libertad creativa, y su estándar de máxima personalización de la forma y de la mayor originalidad para escribir en línea.

Algunos de los grandes temas abordados en los manifiestos anteriores (o sus equivalentes), requieren actualizaciones y/o reformulaciones obvias. Otros, posiblemente ya no procedan en el nuevo contexto. Unos cuantos importantes no están, y deberían. Y por supuesto, hay otros muchos que siguen siendo válidos.

La intención de este trabajo es (hasta ahora) triple: propositiva, colaborativa y movilizativa. Pueden nacer nuevas intenciones.

Veamos las tres iniciales:

  • Propositiva, porque lo que hago es proponer y someter a consideración, análisis y crítica pública mi modelo personal de asumir el blogging.

  • Colaborativa, porque eventualmente pueden surgir oportunidades de colaboración con quienes deseen y decidan aplicar y practicar una, algunas o todas las ideas que estoy proponiendo, y/o proponerme maneras para mejorar mi sistema conceptual, y/o acompañarme para construir juntos uno más pertinente, y difundirlo.

  • Y movilizativa, porque si alguien considera que una, varias, muchas o (¡ojalá!) todas las ideas que propongo pueden funcionar en su propia práctica bloguera -o en la de sus estudiantes y clientes, si fuera el caso-, creo que debería movilizarse a la acción consecuente, y eventualmente, si lo considera necesario, contactarme para consensuar conceptos y caminos.

Durante los cinco o seis años más recientes, estudiando este fenómeno, me he dado cuenta de que muchísimos bloggers tienden a subvalorar el poder del blogging -comenzando por el suyo- y su gran potencial transformador; hay unos cuantos ejemplos de ello en los manifiestos revisados más arriba, especialmente en el debate del Manifiesto español, así como en lo planteado por el autor de la excelente propuesta # 3, quien paradójicamente se autodefine como "un simple bloguero". Al parecer, ellos y muchos otros están olvidando el enorme poder multiplicador y movilizador de la red, y no deberían olvidarlo: sobran ejemplos, cercanos y distantes en tiempo y espacio, que nos lo demuestran.

El poder conector, estimulador y movilizador de la buena comunicación masiva es virtualmente infinito. Y un blog es un medio de comunicación, nacido, actuante e influyente en la más poderosa plataforma de difusión de la información que jamás ha existido: Internet.

Parafraseando a Aristóteles, te diría que cada post publicado en un blog sobre el tema correcto, en el momento correcto, con el contenido correcto, de la forma correcta, con la calidad correcta, dirigido al público correcto, fluyendo hacia él a través de las redes sociales correctas, y aportando la dosis correcta de valor en relación con las necesidades correctamente identificadas de ese público, tiene el potencial para cambiar el mundo. El de sus lectores, y/o el de todos los demás. Todo DEPENDE.

Entonces, te propongo que leas detenidamente lo que viene a continuación (50 planteamientos sobre, desde y para el blogging de este tiempo), y que me dejes en los comentarios o en las redes que compartimos tu impresión, las críticas que te surjan, las nuevas ideas que crees que deban ser integradas a este intento de Manifiesto personal que te estoy presentando, los planteamientos que creas incorrectos o improcedentes, etc.; y me comprometo a preparar y publicar en otro formato un documento más completo, con ISBN y bajo licencia Creative Commons 4.0 internacional, incorporándole todas las aportaciones que reciba y sean pertinentes, incluyendo como colaboradores de la redacción del mismo a todos los proponentes de las ideas que hayan sido integradas, y difundiéndolo como material de información y estudio por todas las vías posibles, incluyendo los ámbitos académicos a los que yo puedo llegar.

De hecho, si surge algún debate conceptual -sea aquí debajo, en redes, o en privado- sobre las ideas hoy presentes y las que surjan, procuraré mantenerlo vivo hasta que logremos el mejor consenso posible, de modo que la redacción final lo refleje. Creo que juntos podemos -y debemos- aprender para crecer, mucho más y mejor que si lo intentamos solos.

Vamos al rollo, amigo lector. Gracias por ser, por estar, por acompañarme hoy y siempre.


Manifiesto

He aquí mis consideraciones personales acerca del blogging como modo de expresión, modelo de comunicación, actividad profesional, herramienta de servicio y contribución, y especialmente, como forma de ser humano en una era cada vez más digital, y por tanto, más necesitada de humanidad; en estas aguas navega a sus anchas el gran humanista digital Joan Clotet.

  1. Bloguear es una actividad muy asociada a la dimensión humana, social, y a la concepción ética de quien bloguea, y es dependiente de ellas en diferentes sentidos. Un buen blogging debe reflejar al blogger que lo hace, y propiciar que este sea identificado por el público como su autor.

  2. El blogging es una forma libre y democrática de expresión digital escrita del pensamiento, no estructurada formalmente, no regulada, y que no debe ser regulable ni reprensible; con las únicas excepciones que la legislación aplicable indique en cada país o región. Excepciones que solo deberían basarse en violaciones injustificadas e injustificables al derecho ajeno, o afrentas graves e inadmisibles al bien común, y nunca deberían coartar la libertad general para bloguear.

  3. Todo es blogueable. No hay temas prohibidos.

  4. Bloguear es un acto de libertad. Pero esa libertad debe ser ejercida con plena responsabilidad.

  5. En tanto modelo de expresión personal de alcance e impacto social, el blogging es una filosofía de trabajo, expresión y contribución personal, sustentada en la tecnología como soporte y vehículo para hacer llegar al público los mensajes del blogger.

  6. Bloguear es un resultado de necesidades humanas generadoras de motivos para el blogger.

  7. Bloguear es voluntario. Pero si blogueamos, debemos procurar hacerlo bien: carece de sentido invertir tiempo y otros recursos para no lograr calidad ni aportar valor.

  8. El blogger debería disfrutar a plenitud su trabajo como tal y ser feliz haciéndolo, independientemente de si este le reporta o no beneficios pecuniarios y de cuáles sean estos, si es el caso.

  9. El blogging es esencialmente un acto creativo con origen, sustrato y salida emocional. Cuando no haya un disfrute del acto, si solo se bloguea por disciplina, costumbre, cumplir un plan, o responsabilidad para con alguien más, será difícil lograr una verdadera realización personal y profesional como blogger.

  10. Bloguear es, esencialmente, escribir. Todos los demás recursos que se integran a los posts son de apoyo o enriquecimiento a un texto escrito por un blogger.

  11. Bloguear bien se resume en cuatro grandes variables: escribir bien, estar preparado y actualizado sobre el tema tratado, ser original y auténtico en la forma de proponer el contenido, y aportar valor al lector.

  12. Toda persona capaz de escribir en un equipo informático es un blogger en potencia. En principio, para bloguear solo se requiere tener algo que decir a través de la escritura, querer decirlo, poseer la habilidad básica para decirlo, tener conexión a Internet y acceso a una plataforma de blogging, y saber utilizarla a nivel elemental.

  13. Un buen blogger debe ser un gran lector, o al menos, lo bastante bueno como para sacar provecho a su lectura y reflejarlo en la calidad de su blogging.

  14. Las mejores virtudes que deberían caracterizar al blogging como modelo de comunicación son la originalidad y actualización del contenido, la claridad expositiva del blogger al proponer su mensaje al mundo, el uso adecuado del idioma, y la capacidad generadora de interacción con los públicos.

  15. A bloguear se aprende blogueando; pero esta habilidad es enseñable, entrenable, desarrollable, y requiere todo ello para lograr calidad competitiva y aportar verdadero valor.

  16. Se puede trabajar como formador de bloggers, pero solo si se es un buen blogger. No cabe ni funciona pretender formar a bloggers sin modelar profesionalidad a través de un buen blogging; y ningún blogger debería aceptar ser formado por alguien que no puede modelar un blogging de calidad.

Y esta calidad tiene unos mínimos, que deberían manifestarse en cada post publicado. En mi opinión, así (Estrada, 2020):

  • Que esté razonablemente bien escrito.

  • Que sea razonablemente cómodo de leer.

  • Que trate uno o más temas de potencial interés para el público destinatario.

  • Que aporte algo valioso a quien lo lee.

  • Que no se parezca demasiado a lo escrito por otros bloggers.

  1. La formación para bloguear debe ir mucho más allá de la selección y el uso de plataformas de blogging, que son el soporte del proceso, pero no su esencia. El blogger es, ante todo, un productor intelectual en formato escrito, y debería formarse o ser formado como tal.

  2. Los bloggers no seguimos (ni tenemos por qué seguir) reglas de tipo alguno que nos aten u obliguen a una única forma de bloguear, ni a unos preceptos o principios estilísticos inviolables. De hecho, pueden y deberían existir tantas formas de bloguear como bloggers.

  3. El blogging es literatura, pero no necesariamente es un género literario: abarca todos los géneros existentes (se bloguea poesía, narrativa, ensayo, crítica, etc.) y puede contribuir a que surjan otros, o a que se integren varios en un mismo producto. Aunque eventualmente, podría evolucionar hasta convertirse en uno; considerando la enorme diversidad de modelos, métodos, estilos y recursos para bloguear, tal vez no sea todavía suficiente la identidad propia que lo definiría como tal.

  4. No se debe, ni resulta viable, encasillar al blogging como actividad, ni a la figura del blogger como productor intelectual, en escuelas o movimientos literarios. Si un blogger en particular incursiona en una escuela o movimiento con sus contenidos, ello amerita un tratamiento individual y casuístico.

  5. Cada blogger debe bloguear a su manera. Pero hay algunos criterios básicos y transversales que no deberían ser violados, los que para mí son reconocibles y gestionables como las 6 R’s:

  • Respeto a su público (porque es quien elige leernos entre muchas opciones a su alcance, por lo cual merece y debe ser respetado);

  • Respeto al idioma (porque escribimos para ser leídos, y debemos transmitir correctamente nuestro mensaje a quien nos lee);

  • Respeto a sí mismo y sus valores (porque nuestra propuesta en texto debe ser coherente con quienes somos, con lo que consideramos correcto, y con el modo en que sentimos el mundo, la vida y sus procesos);

  • Relaciones humanas y profesionales de la mayor calidad posible con la comunidad de lectores y con los colegas (porque solo actuando armónicamente entre todos, una comunidad puede crecer y sacar provecho a lo que hace y comparte);

  • Retroalimentación cruzada entre el blogger y sus públicos (porque solo así ambas partes tendrán claridad acerca de las necesidades de valor de los públicos, del impacto de los contenidos propuestos por el blogger, y sobre lo que este debería mejorar); y

  • Responsabilidad por el contenido que propone (porque cada palabra que escribimos y cada mensaje que emitimos puede influir sobre otras personas y sobre sus decisiones de vida, en cualquier ámbito y sentido).

  1. El blogging es fruto de la asunción y/o interpretación del blogger sobre una parte o toda la realidad que conoce o imagina. Por tanto, el contenido propuesto por un blogger no tiene por qué responder a otros motivos o intereses ajenos a esa asunción y/o interpretación, aunque eventual y circunstancialmente pueda hacerlo; siempre por su libre voluntad y sin ninguna presión externa.

  2. El peor defecto de un blogger en su ejercicio como tal, es la tendencia a copiar o imitar lo que hacen otros bloggers. Es más: quien lo padece y no se esfuerza por eliminarlo, no amerita el nombre de blogger.

  3. Todo blogger debería trabajar de forma consciente, sistemática y estratégica en la construcción y consolidación de un estilo propio para bloguear.

  4. El blogging puede ser una excelente herramienta educativa y académica, que cabe sin desmedro y con total pertinencia junto al resto de las herramientas existentes en la educación y la academia. Bloguear educa, cuando se bloguea bien y se sabe sacar provecho educativo al producto intelectual que es cada post publicado.

  5. Bloguear bien es -y debe- aportar valor a quien lee lo que el blogger ha escrito.

  6. Un blog es, por su naturaleza y su función, un medio de comunicación; y debe ser gestionado como tal por el blogger, siempre en función de las regulaciones que le sean aplicables en sus entornos de origen e impacto.

  7. Bloguear es una forma genuina de comunicar en línea; por tanto, todo texto publicado en un blog debería poder generar procesos de comunicación entre el autor y los lectores.

  8. Bloguear genera conversaciones en línea, de forma naturalmente asíncrona y deslocalizada. Todo blogger debe saberlo y estar preparado para conversar en ese formato.

  9. Bloguear puede -y debería- generar el surgimiento de comunidades digitales muy bien conectadas y altamente efectivas, dependiendo de la calidad y efectividad del blogging, y de la atención que el blogger dé  a sus públicos.

  10. Un blog puede cumplir múltiples funciones y servir a diferentes públicos, además de ser un canal para la libre expresión y difusión del pensamiento de quien escribe en él. Entre las funciones más significativas están: educar, comunicar, servir de soporte y canal para el desarrollo de relaciones humanas, propiciar el nacimiento y crecimiento de comunidades, servir de plataforma de marketing y negocios, así como brindar un soporte efectivo a procesos de branding personal o corporativo.

  11. La forma y  el contenido son igualmente importantes en el blogging, y entre ambas constituyen una parte fundamental del estilo de un blogger.

  12. Más allá de las preferencias personales (y respetándolas siempre), las principales intenciones del blogger deberían estar enfocadas a las necesidades de valor de sus públicos y a sus propias necesidades de expresión y realización, en un equilibrio dinámico entre ambas dimensiones adecuado al contexto, el momento y la situación. Los resultados de posicionamiento en buscadores obtenidos por un post o todo un blog, deberían ser fruto de esa combinación, y no de un blogging hecho para complacer a Google y otros buscadores; aunque finalmente, las técnicas aplicadas para esto último ayuden a hacer más visible el blog.

  13. Hay mucha y muy buena vida bloguera más allá de Wordpress, o de cualquier otra plataforma. La selección y utilización de una u otra de ellas debe responder a los objetivos que cada blogger tiene con su blog, y a las necesidades y posibilidades de acceso y utilización de ella por parte de sus públicos. Cualquier otro criterio debería ser secundario a estos.

  14. Cada nueva plataforma de blogging merece una oportunidad, pero debe ganársela y sostenerla con base en calidad, valor, efectividad, innovación, diferenciación, soporte y servicio al blogger.

  15. Bloguear con dominio propio ayuda a la visibilidad y al branding del blog; pero no decide ni determina su posicionamiento genuino ante los públicos, aunque sí ayude al posicionamiento online.

  16. El SEO, aunque importante, es una variable secundaria en el blogging, y nunca debería ser priorizado por sobre la calidad y el aporte de valor.

  17. Bloguear genera, siempre, marca personal. Cuál marca, depende de la calidad del blogging y del valor que este aporte.

  18. Un blogger nunca debería guardarse nada que pueda escribir para aportar valor a sus públicos en los temas sobre los que bloguea. No existen temas que estén cerrados a nuevos desarrollos; las necesidades de aprendizaje son infinitas, y así lo son las de aporte de nueva información transformable en conocimiento.

  19. Un blogger debe procurar siempre ofrecer visiones tan completas y abarcadoras de los temas que aborda, como le sea posible. Si su estilo, su estrategia, la plataforma que utiliza, su disponibilidad de tiempo u otros factores, limitan el volumen que puede dar a sus textos, debería pensar en trabajar con series que le permitan tratar todo el tema en varios posts sucesivos, o en alguna otra modalidad que lo haga posible. Pero nunca debería limitar su aportación de valor.

  20. Un blogger siempre debería estar dispuesto a colaborar con otros colegas en proyectos creativo/productivos de beneficio colectivo para la comunidad blogger y para los públicos, mucho más que dedicarse a una "competencia" que no es parte de la esencia del blogging; aunque dicha colaboración no debe implicar el sacrificio de su estrategia personal ni la subvaloración de sus objetivos individuales.

  21. El blogging debe fluir a través de la mejor combinación posible entre espontaneidad, oportunidad, y planificación. En este aspecto, la palabra clave debería ser siempre DEPENDE: del momento, el contexto y la situación.

  22. Bloguear genera derechos de autor, y es opción de cada blogger elegir los que desea para su blog y cada uno de sus posts. No obstante, la propia naturaleza del blogging como acto creativo/productivo, propositivo  y de libertad, supone y debería implicar un acceso libre e irrestricto del público a los contenidos del blogger, si bien la forma de utilizarlos puede tener restricciones según diversos factores.

  23. Un blog puede ser el origen de una genuina tribu; pero si fuera ese su objetivo, se requiere que el blogger defina con claridad y defienda con pasión las ideas que propone, y que sepa ejercer el liderazgo necesario para lograr que la tribu nacida desde su blog -y/o desde su blogging, que puede nacer en y fluir desde otros blogs- crezca, influya, impacte, y pueda transformar las realidades a cuya transformación el blogger destina sus contenidos.

  24. El blogging puede ser un movimiento en sí mismo, y/o generar muchos movimientos de cualquier índole a través de su ejecución y desarrollo; todo ello con alcance local, nacional, regional o global, pero siempre considerando el carácter global de la red. Todo blogger debería considerar la posibilidad de que su blog, o uno o más posts publicados en él, sean el origen involuntario o voluntario de un movimiento, y obrar en consecuencia, a partir de la sexta R listada más arriba: responsabilidad por los contenidos que propone.

  25. Un blogger no debería aceptar coacciones ni restricciones a su libertad para bloguear, salvo las que deriven de la legislación vigente aplicable en los entornos de origen o impacto de su blog. Ello aplica especialmente para el caso de las organizaciones en las que trabajan los bloggers en calidad de empleados, las que jamás deberían coartar ni limitar en modo alguno el derecho a bloguear, salvo por temas muy puntuales de propiedad industrial y similares, que puedan afectar a la organización.

  26. Un blogger puede y debe ejercer la libertad plena para el uso comercial de sus contenidos, siempre bajo los cánones de la legislación aplicable en los entornos de origen e impacto de su blog. Ello también debería aplicar para casos como el guest blogging, las colaboraciones y otros similares, salvo legislación específica aplicable en contrario que pueda sustentar determinadas limitaciones.

  27. Un blogger debe ser evangelista, abanderado, defensor acérrimo y practicante estricto del respeto absoluto a los derechos intelectuales ajenos, así como ejercer siempre y por todas las vías posibles la defensa de los propios.

  28. El blogger debería siempre enlazar a la fuente original de todos los contenidos que cite, o declararla de forma explícita y correcta si la misma no es accesible en línea.

  29. El blogging es un ejercicio creativo/productivo y de difusión del pensamiento, totalmente libre y personal, pero que necesariamente implica una responsabilidad social; y como tal debe ser asumido y gestionado por cada blogger. Independientemente de la temática principal de un blog, los grandes temas que afectan a la humanidad, y/o los "pequeños" que afectan a una parte de ella, deberían tener siempre un espacio, sea en motivo, en letra o en espíritu, en la forma y/o en el contenido del producto intelectual que el blogger propone a sus públicos.


A modo de conclusión

Amigo lector:

Ha sido muy grato para mí presentarte estas 50 ideas sobre lo que creo que debería ser y sustentar el blogging de este tiempo. Espero que esta lectura te haya sido útil y agradable, y no haberte resultado muy “normativo” (jejeje), pues se trata de todo lo contrario: mi visión personal sobre estos temas, y las normas personales que yo como blogger asumo, procuro o pretendo cumplir respecto a ellos.

Está de más decirte que el sistema conceptual que acabo de proponerte se parece al blogger que yo aspiro a ser y al blogging que aspiro a hacer, no  necesariamente al que soy y hago; aún falta para materializar todo lo que una parte de estos planteamientos refleja, aunque te aseguro que lo intento en cada post que publico, y seguiré haciéndolo. Poco a poco voy avanzando, como puedes hacerlo tú también con tus proyecciones de mejora personal en lo que pretendas.

Es más: ahora que lo pienso, creo que visualizo este mi  Manifiesto Personal de Blogging como un conjunto de aspiraciones, cuya materialización podría ser un resultado de la profesionalización  bloguera permanente que debo desarrollar en mi ejercicio como tal.

¡Me encantaría y me haría muy feliz saber cómo piensas tú al respecto!

Y tal como te dije hace unos cuaaaantos minutos, te recuerdo que dentro de muy poco tiempo lanzaré mi nuevo Programa Virtual de Mentoría en Producción Intelectual Escrita para Medios Digitales©, que próximamente recibirá el Aval académico de una organización internacional especializada, y tiene un cupo estrictamente limitado a diez alumnos por edición; me gusta atenderles de forma MUY personalizada, y no es posible hacerlo con matrículas mayores, al menos, no en este tema. Y por supuesto, hay algunos requisitos de entrada.

Todo el Programa será abordado con metodología de mentoring bajo un modelo de mi autoría, y en la modalidad de formación/acción; con el objetivo de que quien lo curse salga del mismo bien preparado a nivel teórico y metodológico, produciendo y difundiendo contenidos digitales de calidad en los formatos previstos, con una comunidad genuina creada y funcionando alrededor de ellos, y con un posicionamiento de marca y online superior al que tenía a su entrada. El Programa cubrirá las siguientes áreas temáticas:

  • Momento, contexto y situación actual de la humanidad, y sus perspectivas. Roles de lo humano, los humanos y la tecnología. Sus interacciones e impactos.

  • La persona en su momento, contexto y situación. Marca personal: definiciones, historia, significado. Procesos clave: identificación, desarrollo, gestión y posicionamiento. Estrategia, métodos y técnicas para su gestión efectiva: personal branding. Modelos para la gestión efectiva de una marca personal. La integración de lo personal, lo profesional y lo social en la marca personal: técnicas asociadas. Papel de la creación, producción y difusión de contenidos digitales en el posicionamiento social de la marca personal del profesional de la nueva época.

  • Caracterización de los contenidos digitales escritos. Requisitos clave. Dimensión calidad. Dimensión pertinencia. Dimensión valor. Gestión de la calidad, análisis de la pertinencia y aporte de valor.

  • Herramientas de creación, producción y difusión de contenidos digitales.

  • Blogging, blog, blogger, blogosfera. Orígenes, evoluciones, actualidad, tendencias y perspectivas de desarrollo.

  • Filosofía del blogging.

  • Tecnología del blogging.

  • Un modelo original (conceptual y metodológico) para el desarrollo profesional de la creación, producción y difusión de contenidos a través de un blog.

  • Un modelo original (conceptual y metodológico) para la diferenciación competitiva del blogger y de sus contenidos.

  • Método y técnicas para la creación de contenidos en el blog.

  • Libros digitales (d-books): evolución, actualidad, objetivos e impacto.

  • Herramientas para la creación, producción independiente y difusión de d-books.

  • Un modelo para la concepción, creación y producción independiente de d-books.

  • Método y técnicas para la creación de contenidos en soporte d-book.

  • Un modelo para la integración sistémica de la creación, producción y difusión bloguera, y la creación, producción y difusión de d-books, así como las herramientas correspondientes.

Espero que si tú eres o aspiras a ser un productor profesional de contenidos digitales, o conoces a alguien con ese perfil y tales perspectivas, esta propuesta formativa con salida acreditada te resulte interesante. Si deseas conversar más al respecto, contacta conmigo vía Twitter o LinkedIn.

Ahora sí termino por hoy. Cuídate mucho y también a tu familia, y recibe un cordial y afectuoso brand/abrazo caribeño de tu siempre amigo,

Vladimir


Referencias

(n.d.). Retrieved from https://www.digitalmanifesto.net/manifestos/11/

(n.d.). Retrieved from http://dpto.educacion.navarra.es/planlectura/inicio.html

'Tribus', de Seth Godin. (n.d.). Retrieved from https://www.leadersummaries.com/es/libros/detalle/tribus

Alonso, A. J. (2013, March 19). Por qué tengo un blog. Retrieved from https://jralonso.es/2013/03/19/por-que-tengo-un-blog/

Aprende cómo hacer un blog con los tutoriales y cursos de Blogpocket. (2020, November 29). Retrieved from https://www.blogpocket.com/

Blog. (2020, December 16). Retrieved from https://es.wikipedia.org/wiki/Blog

Cambronero, A. (2018, January 11). ¿Qué es un blog? lo que he aprendido en 17 años. Retrieved from https://medium.com/blogging-y-blogs/qué-es-un-blog-lo-que-he-aprendido-en-17-años-1e7c6c4f5165

Creative Commons Legal Code. (n.d.). Retrieved from https://creativecommons.org/licenses/by/4.0/legalcode.es

Cómo registrar los derechos de autor de tu blog. (n.d.). Retrieved from https://blogueropro.com/blog/como-registrar-los-derechos-de-autor-de-tu-blog

Definición de liderazgo. (n.d.). Retrieved from https://definicion.de/liderazgo/

Definición de manifiesto. (n.d.). Retrieved from https://definicion.de/manifiesto/

Estrada, D. V. (2020, April 16). Blogging y marca personal: ¿filosofía o tecnología? Retrieved from https://profesorestrada.pro/blogging-marca-personal-filosofia-tecnologia-271dd6d6b729

Estrada, D. V. (n.d.). Marca personal: Un buen blogger debe ser un gran lector. Retrieved from https://caramellaapp.com/profesorestrada/QHdumBlER/marca-personal-un-buen-blogger-debe-ser-un-gran-lector

Estrada, V. (2018, December 12). Algunos problemas actuales del personal branding, y cómo gestionarlos. Retrieved from https://profesorestrada.pro/https-profesorestrada-pro-personal-branding-problemas-gestion-7e9591018cfb

Estrada, V. (2017, January 27). Cómo usar un blog en modo Branding Personal. Retrieved from https://profesorestrada.pro/cómo-usar-un-blog-en-modo-branding-personal-c44a057dc4b

Estrada, V. (2018, December 12). Marca personal: Conversando con Guillem. Retrieved from https://profesorestrada.pro/https-profesorestrada-pro-marca-personal-conversando-con-guillem-c2a6ac2831b4

Estrada, V. (2019, June 03). Marca personal: Conversando con Pablo. Retrieved from https://profesorestrada.pro/https-profesorestrada-pro-marca-personal-conversando-con-pablo-e095061612

GoNevis. (n.d.). Create your blog for free • GoNevis. Retrieved from https://www.gonevis.com/

Goins, J. (2014, January 27). Writers Don't Write to Get Published. Retrieved from https://goinswriter.com/writers-dont-write-to-get-published/

Home. (n.d.). Retrieved from https://www.anthempress.com/blogger-s-manifesto-mbp

Literatura. (2020, December 12). Retrieved from https://es.wikipedia.org/wiki/Literatura

Manifiesto Blog España. (2018, May 22). Retrieved from https://eventoblog.com/manifiesto/

PRESENTACION. (n.d.). Retrieved from https://www.derechosdigitales.org/glb/

Romero, E. P., Joan, Dean Romero Publicado hace 3 años — Responder Gracias Joan, Romero, D., Ishtar, Dean Romero Publicado hace 3 años — Responder Hola Esther! ; ) Pues es un piropazo enorme que mi blog te haya alegrado un poquito el día Sobre tu blog, . . . Rafael. (2019, September 25). 【 Mi filosofía Blogging by Dean Romero 】. Retrieved from https://blogger3cero.com/suscriptores/filosofia-blogging/

Show en vivo todos los jueves sobre Blogging, Contenidos y Marketing Digital. (2020, October 27). Retrieved from https://nochesdeblogging.com/

Siete normas para regular la 'blogosfera'. (2007, April 10). Retrieved from https://elpais.com/tecnologia/2007/04/10/actualidad/1176193680_850215.html

Dice, I., Itziar, Dice, S., Somos, Dice, H., Herminio, . . . María. (2013, January 07). Slow blogging como filosofía bloguera para el 2013. Retrieved from https://somosviajeros.com/blog/slow-blogging-filosofia.html

Internacional, V. E., & Follow. (n.d.). Investigando sobre blogging: Nuevas opciones para ti en la era COVID 19 (1). Retrieved from https://es.linkedin.com/pulse/investigando-sobre-blogging-nuevas-opciones-para-ti-en-estrada


#academia#blogging académico#manifiesto#marca personal#personal branding#escribir#escritor#escritura#cambio de época#blog#blogger#estilo#académico#apa#formación#producción intelectual#mentoring#mentoría
  • Loading comments...